4 de mayo de 2010

Las Rabas del Encuentro


Hace unos años que no veía a mi padre por diversos y múltiples desencuentros, más debido a ello que a la distancia en km que nos separa. Hace dos meses viajé a Córdoba para visitarlo, previo reencuentro de palabra y almas y fue un buen momento para mi, para mis hijos, para él. Para todos.

Esta vez, hace unos días, fue él quién recorrió el camino y se apareció de sorpresa por estas tierras. Y, como suele ser típico, además de paseos, playa y reconocimiento del paisaje local, la buena comida nunca puede faltar.

Mariscos! parece que todos gritaran al unísono... y si, qué otra cosa se puede comer aquí fresquisimo y con mayor calidad que en otros lugares? Cordero también, un clásico, pero a nosotros estos bichos marinos, como les decimos, nos pierden muchisimo más. Es decir, nos pierden totalmente.
Creo que nunca he desistido de una invitación a comer picada de mariscos, o cazuela, o lo que sea de ese tipo. Problemas no tenemos, por el momento y por suerte, de ninguna índole.

Así estuvimos estos cuatro días, variando los menús entre paella (palabras mayores, todavía no me animo a hacerla), truchas, langostinos, pulpitos... bueno, alguna que otra comida hemos descansado. Finalmente, para terminar con el Tour gastronómico de turno, me digné a cocinar Rabas (tubos de calamar). Aclaro, si son caseras, con buenos elementos nunca resultan pesadas. Y no es complicado, tan solo se necesita algo de paciencia al limpiarlas, más un poco de dedicación y tiempo si se hace cantidad.
Manjar! Acompañadas de un buen vino, "cosecha tardía" de la bodega N, en este caso y si nos dan a elegir...


Festejo emotivo de un Encuentro y delicias de las que uno no debería privarse.


La foto, como se pudo... me las sacaban de las manos! Y me faltó la de langostinos... será en otra ocasión.

8 comentarios:

i am... dijo...

mmmmmmmmm.... que bueno!!!!! Se me hace la boca agua solo de pensarlo.

Besos

Ricardo Fasseri dijo...

Pero qué delicia! a mi tb se me hacía agua la boca mientras leía! Yo pensaría lo mismo, Madryn es para mí sinónimo de naturaleza, de mariscos, de mar, y claro! ahora que lo decís le podemos agregar un cordero patagónico, unas truchas, y buena gente! No nos damos cuenta que somos ricos... ricos de verdad, y no hablo de dinero.
Voy a seguir viendo ese plato de rabas mientras me como una tostada porteña... sniff.

luisa maria cordoba dijo...

¡Qué buen plato de calamares fritos!!
Me encantan.
¡Ah! y me alegro de tu encuentro con tu padre.
Un beso guapa.

Adriano dijo...

El paaapá está en córdoba? beh! y vos vivías ahí (acá) también? Siiii bicho de mar toda la vida! acá llegan unos congelados hediondos. Al cordero lo recuerdo como carne de sabor raro, no me enganché mucho.. Saludín!

Paola dijo...

jajaj, veo q se les hizo agua la boca! Me gusta, fueron partícipes aunque sea con la mente, y probaron un bocadito.

Iam: delicia, delicia. Trataré de postearles alguna otra, pronto. Besos!

Ricardo: ja, tostada porteña... y, si no hay otra... Buena gente x aqui hay a montones, al igual q mariscos. Riqueza de mar! Y el cordero no me gusta tanto, pero también es rico, bien hecho. Besos.

Luisa: estuvo todo lindo, encuentro y calamares! Besos.

Adriano: bueno, es una pcia q forma parte de mi familia, mi mamá vivió su infancia allá, tengo tíos, tengo primos cordobeses, amigos, etc. No somos de sangre pero si, la llevamos en el alma.
Él vive allí hace...30 años! Ahora un poco más al sur, algo más tranqui. Y yo estuve varios años en la city mientras estudiaba. Después otra vez, de más grande. Por eso, vamos y venimos.

Se volvió contento ya q allá no los come (los mariscos), ni-lo-intenta! Saludos.

Magah dijo...

Celebro el reencuentro con tu padre! Una buena comida siempre acompaña bien!
Se me hace agua la boca!

Paola dijo...

Gracias Magah!! Besos.

carlos dijo...

paola hay gente que come las rabas y toma cerveza pro lo mejor seria acomplañarlas de un buen vino blanco pero como dice el dicho sobre gustos no hay nada escrito besos