5 de julio de 2010

Desencuentro



Hace tiempo que algunos sucesos me enfrentan cara a cara con mis principios, valores de vida, y me detengo a pensar que ya no es sencillo para dos personas que se amaron con locura y en momento presente no lo hacen, que han elegido caminos muy distintos, que han llegado al límite de casi desconocer esas certezas que del otro se sentían e intuían...siendo la pasión instrumento del amor y gran estorbo en el desamor...

Es muy difícil, siendo padres, tratar de armar un camino común hacia los hijos. Las ideas se vuelven contrarias en muchos sentidos y duele tomar conciencia de que aquello que en algún momento se pensó como base importante fue, en realidad, arena que se llevó la marea. Seguramente, todos cambiamos.

Cuando la distancia se establece, se hacen más notorias ciertas diferencias, y los interrogantes aparecen: cómo hicimos para llevarnos bien durante taaannto tiempo? Fue el desenlace lógico y esperado de todo esto?

Al no lograr consenso, en ciertos aspectos existirán educaciones paralelas, es terrible, lo sé, pero inmediatamente y a la vista no se divisa otra posibilidad. No forma parte para nada del ideal al que aspiramos en un primer momento, pero el tiempo va pasando y esto es lo que se va dando. Con tristeza, uno arma y el otro desparrama.

Tratando de preservar la idea del bien general, a regañadientes, y que los destinatarios de nuestro amor filial no sufran, no se confundan y/o mareen.

El ego, la vanidad desmedida, la creencia de que tener lo último significa tener más o ser más, el tema de los regalos constantes para paliar determinadas culpas... ciertas acciones me sacan de mi centro de equilibrio, me brotan tanto como la reciente varicela de mi hijo... pero, a la larga, realmente me sorprenden??

A quién engaño, seguramente ese habrá sido el origen, algo camuflado y disimulado al principio, de un final de desencanto y mucho desencuentro.

3 comentarios:

i am... dijo...

Que situación más dificil reflejan tus letras, y sin embargo, lamentablemente, cotidiana. No hay manuales que nos digan cual es la solución perfecta, ni palien el dolor de una ruptura, tan solo contamos con las armas que tenemos a nuestro alcance, el respeto, el cariño y la razón, independientemente de quien la tenga.

Besos y cariños

victormanuelguzman@yahoo.com dijo...

Es dificil tomar decisiones. Pero nunca lo tomes como fracaso, sino como el fin de una experiencia que lleno tu vida en ese momento. Ahora hay que recorrer nuevos senderos para llegar nuevamente a sentir la felicidad.
En estos rompimientos del amor sentimental los que salen golpeados son los hijos que pasan por un trauma que siempre marcará sus vidas. Es un karma que hay que saber dar por terminado para que no se transmita a ellos. Para eso hay que saber perdonarse mutuamente y no volver al pasado a recordar rencores, ni disgustos sino más bien a ser amigos para fortalecer los lazos familiares.
Con mi afecto
Víctor Manuel

Ricardo Fasseri dijo...

Poli, la formación y evolución de una buena pareja es en parte milagrosa. Digo, porque realmente se dá en muy pocos casos. En el resto siempre hay mucho de proyección, de necesidad, de mandato, de creencia, de idealización, pero finalmente la realidad en algún momento aparece y un vé. Es muy duro, pero bueh, parece que es muy humano. Otros en cambio ven muy rápido de entrada y le cuesta más armar algo. Lo bueno de haberlo hecho es que hoy día tenés una estructura que sostener pero que también te sostiene. Sino, cuando una pareja se cae, no queda nada y es horrible! Beso, lo mejor!