30 de julio de 2010

Reflexiones matutinas

I.
"Para el velero que no sabe hacia dónde va, ningún viento es favorable"

(una frase que llevo prendida en la mente hace varios años,
lo que no quita que a veces, igualmente, cabecee).
La intención está, la idea está, el objetivo claro dispuesto en el horizonte,
y además, posibles oportunidades en danza...
entonces, vientos de mi alma, compórtense como es debido y soplen en consecuencia.
Les parece?


II.
Según dijo mi hija esta mañana, 7 am, en plena higiene dental y diálogo con su hermano: "Mamá sabe muchas cosas (¿?) porque ya fue chiquita, ahora es grande, porque es una mamá y porque fue a la escuela y a la Universidad...." jajaj, el criterio infantil es maravilloso!! Si todo aprendizaje se redujera a eso...


III.
Ante alguna pequeña duda que todavía se resiste a dar por perdida la batalla, siempre aparecen señales, casi a diario, y si intento ante alguna hacer oídos sordos, como para probarla, aparece otra... y otra. Inminente, el cambio, como si tuviera propia vida. Como si el camino estuviera trazado y solo espera que yo ponga un pie en él, además de la mente.

Sabiduría de la vida que hoy no pienso, no debo!, desatender.

3 comentarios:

LoQueSobróDeAnoche dijo...

que grande tu nena!
fua!!!

zarpada reflexión!

No creo que todo aprendizaje se reduce a eso... pero sin duda que es un buen punto de arranque para preguntarnoslo.

serpai dijo...

Jajajaja... que lindos los niños... deberia ser así... cuanto tenemos que aprender con ellos...

Te dejo saludos,

Sergio.

Poli dijo...

Loquesobrodeanoche, es una grossa la pequeña, gracias por pasar.

Sergio: si, muy cómico no? Siempre pero siempre aprendo algo de ellos, son tan, como decirlo, transparentes!! Besos.