9 de noviembre de 2010

Pajaritos -in my head-


Por estos días, imagino cuando voy caminando que en cada uno de mis cabellos anidaron pajaritos.... son muchos y parlotean todos juntos, puede que sean algo llamativos, quién quiera mirar que mire, no entiendo la sorpresa, así que camino feliz.

Somos muchas historias, todas con un final, algunos más llevaderos, otros que preferiríamos obviar, no entiendo con qué fin, ya que no fuimos dotados con "goma de borrar"... es inútil empeñarse. Es gracioso, el lápiz a menudo se detiene en el punto final (así somos) cuando todavía hay mucha página para seguir escribiendo... y como dar vuelta la página no es la frase que más me gusta, esta página que soy yo, con todo lo que ello implica, con la corrección que sea necesaria y a la larga varios intentos de una mejor caligrafía... continúo, está mejor, no quiero darla vuelta y en algún punto dejar de verla.

El canto de estos pajaritos tiene un nombre, inmenso: Aceptación. Y no es tan solo una palabra, será una caricia? como de sol? Con lo que adoro el sol.... Y como dicen los sabios, llega, gran verdad, en el momento adecuado, presta a ser incorporada, cuando tal vez dejamos de insistir tratando de idear un tonto convencimiento. En ese momento poco importa decirla porque ya la llevamos impresa, y con la marca interna, llegado este punto, importa poco qué hacíamos ayer, qué batalla estábamos librando, nada, es el lápiz que sigue, continúa.

Regenerarse en cada célula, maravillosa capacidad, y volver a encontrarnos con lo que fuimos, nunca dejamos de ser (por suerte), seremos in eternum, del que no podemos escapar, por qué querríamos?... y dicho sea de paso, por favor, no se empeñen en convencernos.

Cambios, siempre cambios, que llevan a otro plano.....


La pintura: Garden, Joan Miró, una belleza!

1 comentario:

gralba dijo...

Renovarse sin dejar de ser ...¡Excelente propuesta! Va de la mano con amarse uno mismo, deseando cada día ser un poquito mejor... Hermoso escrito!