16 de noviembre de 2010

Tiempos de Bambú




La concreción de proyectos se dilata... algo. Y yo sigo convencida de que llegará, tiempos menos- tiempos más.

Establecida la dirección, la mente se ocupa hasta cuando descanso.

O, cuando se me pone algo en la cabeza, es contra viento y marea.

Efecto añadido: ese particular viento ya se oye soplar....


"El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación.
Un proceso que exige aprender nuevos hábitos
y nos obliga a descartar otros.
Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia."


Tal como la persistencia del bambú. Filosofía japonesa.

5 comentarios:

MAGAH dijo...

Bien, buenìsimo, me gustò eso de pensar y saber que es aì, que una vez establecida la dirección, la mente se ocupa hasta cuando descansamos.

Abrazo Poli!

Tengo la mente super ocupada! ja

Steki dijo...

Excelente, Poli! Andamos por el mismo camino, sin dudas.
Es como comenté recién en mi blog: a mí me llevó 4 años encontrar "medianamente" el equilibrio. Recién después de esos 4 años de intentos de crecimiento interior, sentí que ya estaba lista porque aprendí a amarme a mí misma y, a partir de allí, sentirme capacitada para volver a amar a otro.
Me encantó este video. Tal vez en algún otro momento lo use, si no tenés problemas.
Muchas gracias por tu lindo comentario en mi blog. Me encanta visitarte.
Beso grande para vos.

Poli dijo...

Bien Magah!!! Tener la mente super-ocupada y BIEN ocupada,sobre todo, da excelentes resultados. Besos!

Steki, claro! en eso estamos. También me gustó mucho esta filosofia del bambú, logicamente podes usarlo, yo lo encontré por allí, es de todos!!! Besotes.

Soñadora dijo...

Poli, son justamente los inconvenientes y contratiempos los que nos ayudan a desarrollar la paciencia que tanto nos ayuda a descubrir lo bella que es la vida!
Besitos,

Mariní dijo...

que bueno encontrarlo en video!...hace mas de 10 años q viajo con este texto como aprendizaje y como enseñanza a mis alumnos... y vuelvo a leerlo , y recuerdo, y recuerdo...q es cierto. y cuánto enoja a veces... q el ritmo del tiempo sea el que tiene q ser...
gracias!

un saludo.