12 de octubre de 2009

Crecer


Hoy me siento más fuerte. Más entera, más plena. Con ganas de mucho, con deseos de todo. Con bastante por resolver, todavía y con definiciones a la vuelta de la esquina. Pero sin temor. Alguna vez hasta imaginé como sería el día por venir, ese tremendo día... y felizmente, ya es distinto. Ya lo siento distinto. Calma, seguridad, algo más de confianza.

Pasito a paso, la situación dentro mío cobra otro ritmo. Se vuelve danza. Me esfuerzo por aprender de todo esto, por CRECER, por encontrarme más fortalecida al final de la recta. Y lo voy logrando. Con una sonrisa en el rostro y en el alma. Con el corazón dispuesto a sentir. Y el tiempo, terrible aliado, logrará en algún momento que esta historia se vea desde otra perspectiva. Más calma, con mayor sabiduría. Dejando de lado reproches y maltratos. Mientras tanto, me quedan las certezas que estos meses me fueron mostrando. Estos meses que alguna vez sentí como eternos...

Hoy atesoro, me llena de paz, me hincha de orgullo, haberme encontrado con personitas que me han dado todo, que han visto mi pena y me han acurrucado, que me han escuchado decir verdades y locuras, cómplices de mis enojos y frustraciones. Que me han cuidado y acompañado. Incondicionales. Hermanas del alma! Que han estado, y están, y seguirán estando. En la otra cuadra de mi alma. En todo momento, haciéndome sentir amada, querida, valorada, auténtica. El amor engrandece y el corazón herido, magullado, sana.

Y esta soy, hoy. Soy TODO: lo recibido, lo aprendido, lo trabajado, lo construido. Dispuesta a seguir caminando y aprendiendo. Una mirada más pura que me devuelve el espejo, mucho más verdadera. El alma de a poquito más abierta y más contenta... Mucho de lo que logro disfrutar, que me encanta, me apasiona, me satisface. Me llena de orgullo. Y en la mirada de mis amores, mis hijos, es dónde me reconozco leal, firme, transparente, un poquito más sabia. Con mejores enseñanzas. Intentando brindarles cada día una impresión más plena de la vida, una postura más humana. Llegando con acciones, además de las palabras. Aquello de mi que perdurará en ellos, siempre.

En definitiva, viviendo... Amando.

2 comentarios:

FerParisi dijo...

...la maravillosa danza de la vida. Es como remontar una cometa, sube sube, casi hasta el infinito con viento de cola que le hace mas facil y placentera la subida y de repente un viento menos amigo,nos pareece, nos hace caer de punta. Pero la vida es asi, es una danza hermosa, una danza que se baila a solas, o en compañia de hermanos del alma, siempre estamos acompañados, la mano de Dios nos sostiene, no importa que vientos soplen.

Ricardo dijo...

Calma, todo está en calma, deja que el tiempo dure, deja que el tiempo cure... Drexler