29 de octubre de 2009

Vuelo del alma


Cuando el camino se hace cuesta arriba,
NO LO DEJES.
Cuando las cosas andan mal, como a veces sucede,
NO ABANDONES.
Cuando no consigas resultados,
y se sumen los problemas,
NO TE RINDAS.
Cuando quieras sonreír
y sólo puedas suspirar,
NO TE CAIGAS.
Cuando la suerte te sea adversa,
y no encuentres fuerzas para seguir,
NO RENUNCIES.
Cuando no encuentres compañeros de lucha,
NO TE APURES.
Hay manos que sostienen las tuyas!
Cree, siente en cada minuto de tu vida,
en algo que llega donde nuestra visión no puede alcanzar,
pero sí nuestro corazón.
Tu alma desea estar libre, "vuela libre",
dale fuerza y estímulo!
No podemos cambiar el mundo,
ni quitar todo el dolor de la tierra,
ni tener ya resueltos todos nuestros problemas,
pero podemos a cada minuto
mirar de otra manera lo que nos rodea.
Si pensamos que todo es pasajero,
miraremos lo negativo con cariño,
y luego observaremos con felicidad
el cambio del mal en bien,
de tristezas en alegrías.

Lo que hoy nos hace sonreír
fue lo que ayer nos hizo llorar.

Nuestras faltas de hoy
también son las alegrías de mañana.

Las personas se van,
los amores se pierden en el tiempo,
los problemas se solucionan,
hasta el mismo sol se va cada noche
para renacer al día siguiente...

No te quedes en el medio del camino,
porque allá, más adelante....
algo te espera!

Desconozco su autor, me llegó por mail y me gustó.
Mirar con otros ojos... renunciar nunca, rendirse jamás!
fotito mia

5 comentarios:

luisa maria cordoba dijo...

Me parece que somos de las que no nos rendimos tan fácilmente Paola, y eso me da todavía más fuerza, unos pensamientos muy profundos.
"Mirar con otros ojos, renunciar nunca, rendirse jamás.
Me gusta.
Un besito guapa.

Paola dijo...

Si, Luisa, lo somos, seguramente. Aunque a veces cueste, bastante, sobre todo vivir de acuerdo a los propios preceptos.
Gracias, besos!
Buen finde.

Soñadora dijo...

Renaceremos cada día igual que el sol, con mucha alegría!
Besitos y buen fin de semana

Selu dijo...

Ahí lo llevas ¡casi na de lo del ojo! como decimos en mi tierra. Seguir a rajatabla esto es difícil, aunque debe de ser nuestra meta.
Gracias por tus comentarios, lo de la foto te lo pregunté por sentir tu interés, quizá sea una tontería. La cosa es que cuando hice la foto intenté salir reflejado en el escaparate, como símbolo de unión con mis orígenes, ver sentada a mi madre en la máquina de cocer era algo básico en mi infancia.

Ricardo dijo...

Es cierto, muchos de los problemas que nos preocupan nunca suceden...