28 de octubre de 2009

Volando bajito



Y ahora.... a volar. Aún los pequeños logros nos hacen grandes. Enormes.

Lo logré, pude, pudimos. Un rayito de sol, una esperanza de alcanzar el equilibrio, algo de comprensión. Llegar a este sueño, el más inmediato. Levantar los brazos, tocar el cielo... Disfrutar de antemano. Y mi corazón galopa, de alegría!

Cuando ayer todo se volvió un cielo de tormenta, pesado, oscuro, pensé, no puedo, no tengo más resto... hasta cuando mis fuerzas podrán... Pero las fuerzas están y también el resto (aunque prefiero las sumas, solo un juego de palabras).

Un pasito dado. Tan simple, tan sencillo... y no necesito más. Pequeñas alegrias que me devuelvan el sentir, el alma, la confianza y la compañía. Pequeños placeres, y las alas se van soltando.

Voy en camino...

3 comentarios:

Selu dijo...

Los pequeños logros son la verdad de nuestro ser. Profunda reflexión.

Pues sí Paola, se trata de maquinas de coser antiguas, me ha encantado que te hayas interesado. Hay un detalle más en la fotografía, pero no sé si se aprecia sin saber que está. ¿Lo percibes?.

i am... dijo...

Volemos Paola, volemos en un vuelo rasante, sin dejar de rozar la tierra, sin grandes pretensiones, pero con buenas expectativas, avancemos despacito, sin perder el paso, y tal vez de ese modo consigamos llegar a nuestra meta.

Besos y cariño

Soñadora dijo...

Me alegro que hoy brille un rayito de sol, lo bueno de las tormentas es que si logramos sortearlas , siempre pasan y dejan el cielo despejado!
Besitos,